Blogs

Un economista… en el lado del bien
  • Sergio Mayor
  • 3971 Views
  • 2 Comments
  • Big Data . Big Data & Business . Big Data Consulting . Big Data Value . Carme Artigas . Fraude Fiscal . Synergic Partners .

Antes de comenzar, me gustaría presentarme para aportar mayor contextualización a este post. Mi nombre es Sergio Mayor Martin, soy economista y actualmente trabajo como Business Consultant en Synergic Partners, empresa pionera en el mundo del Big Data en España.

A nosotros, los estudiosos de ciencias económicas, siempre se nos ha discutido el nombre de nuestra disciplina, intentando desmontar medio nombre a nuestros estudios y dejándonos en estudiosos de económicas a secas. Esto se debe al pensamiento tradicional, basado en que todo aquello que lleve el termino ciencia debe ser exacto y por lo tanto la economía no lo es.

Esta afirmación en lo referente al mundo de la economía, se sustenta en el hecho de que esta disciplina se basa en la realización de hipótesis para la consecución de los diferentes análisis que posteriormente nos aportan los resultados.

Es innegable que esto es así, sin embargo, estas hipótesis se realizan en base al conocimiento y experiencia del economista en cuestión en el aspecto sobre el que se está llevando a cabo el estudio. Este conocimiento o experiencia se sustenta en la capacidad para llevar a cabo la recopilación de la mayor cantidad de información posible sobre el objeto de estudio que pretende analizar o pronosticar, permitiendo así conocer todas las posibles variables que pueden tener un grado de influencia.

Y aquí, es donde entra en juego el Big Data, ya que la evolución tecnológica asociada a este término, permite llevar a cabo la aglutinación de todo tipo de información, con la profundidad histórica necesaria y la estructuración más conveniente para su estudio. Y ya no solo hablamos de la capacidad para disponer de los datos, si no de los nuevos métodos de análisis que podemos aplicar a los mismos, permitiendo el descubrimiento de patrones o tendencias que nos serán muy útiles para acércanos a la exactitud en nuestros pronósticos y con ello, ayudar a que a nosotros los estudiosos de ciencias económicas no nos terminen quitando medio nombre.

Sin embargo, lo importante de la aparición del Big Data para los economistas, no es tener mejores argumentos para defender el nombre completo de nuestra disciplina, si no la capacidad aportada por esta nueva tecnología y método de trabajo para mejorar y optimizar las tareas que desarrollábamos hasta el momento. En este sentido, partiendo de la realidad de que el mundo de la economía abarca multitud de sectores y casuísticas, he decidido centrar la justificación de las infinitas posibilidades que aporta el Big Data en el caso del sector público, ya que las hipótesis o análisis realizados en este sector derivan en tomas de decisiones que influyen a gran cantidad de personas (comunidades o países en su totalidad).

A continuación, intentaré mostrar 2 de los posibles casos en los que considero que la aplicación de soluciones Big Data puede aportar un gran valor:

  • Lucha contra el fraude fiscal: El fraude fiscal, o lo que es lo mismo la evasión de los pagos obligatorios ante la Hacienda Pública, supone (según datos de la organización Tax Justice Network) pérdidas anuales cercanas a los 350.000 millones de $ en EEUU o 82.000 millones de € en España, por lo que supone una de las principales preocupaciones de los estados a la hora de fijar el plan de acción a comienzo de año. En este sentido, la integración de soluciones Big Data que faciliten la disposición de la mayor cantidad de información acerca de los ciudadanos y sociedades supeditados a realizar la declaración de impuestos, permitiría, por ejemplo, la elaboración de modelos de prevención del fraude fiscal, mediante los que se obtenga un scoring en el que se indique la propensión a defraudar estimada para cada individuo o sociedad. A su vez se podrá tener un mayor control sobre las actividades realizadas por los declarantes, gracias a la integración de fuentes de información que hasta el momento no estaban siendo analizadas permitiendo así encontrar y establecer relaciones ocultas que suponen una gran dificultad para su descubrimiento a simple vista (testaferros, relaciones entre empresas españolas con extranjeras, movimientos de dinero, etc.)
  • Optimización de las inversiones realizadas por los gobiernos: Otro posible campo de aplicación de soluciones Big Data para la mejora en la toma de decisiones es, la realización de análisis para estudiar la idoneidad de llevar a cabo o no una inversión pública. En este sentido, siguiendo con la idea mostrada durante el post, gracias a la aplicación de tecnologías Big Data, se podría llevar a cabo la priorización de inversiones en base al rendimiento esperado sobre las mismas (hablo de rendimiento en su término más amplio, abarcando tanto aspectos económicos como sociales). Para la correcta priorización de las inversiones, el análisis realizado debe sustentarse en la recopilación de la mayor cantidad de información que sea posible, atendiendo a los diferentes aspectos que puedan influir en el resultado final de la misma (presupuesto, posibles incidencias, utilidad esperada, tasa de retorno esperada etc.) En España por ejemplo encontramos ejemplos de inversiones fallidas, como el caso de la EXPO de Zaragoza en 2008 o la construcción de los aeropuertos de Castellón o Ciudad Real, todos ellos con una gran repercusión debido, tanto al desmesurado gasto realizado como a la poca utilidad reportada tras su finalización. En estos ejemplos se puede extraer como principal factor de fracaso, las desmesuradas expectativas asociadas a estas inversiones (expectativas basadas en hipótesis).

Como ya se ha comentado, es lógico que algunas decisiones se tomen en base a hipótesis, pero estas hipótesis pueden tener un mayor o menor fundamento y aquí vuelve a entrar en juego el Big Data, ya que el fundamento se basa en el conocimiento y éste por su parte aumenta cuanta mayor información tienes sobre el propósito que estás tratando, y como conocemos, el Big Data te aporta una gran ventaja en cuanto a este aspecto.

Por lo tanto, termino este post haciendo mías palabras de Carme Artigas, CEO de Synergic Partners, en las que enuncia que “No hay excusas para no poner Big Data en acción” y ayudar a tomar decisiones que deriven en un mejor bienestar para los ciudadanos.

Business Consultant at @synergicpartner | Follow me on Twitter (@sergioM1237)

2 COMENTARIOS
  1. Leandro Pavón Serrano
    07 07UTC junio 07UTC 2017 Responder

    Gracias por el artículo Sergio, es un placer leerte.

    Tengo la sospecha que el segundo caso que expones (estimar mejor el futuro rendimiento económico y social de las inversiones públicas), puede acabar retorciéndose para buscar el mejor rendimiento en términos de imagen y rédito político (por ejemplo en número de votos).

    En cualquier caso, coincido contigo en que aplicar Big Data a decisiones, supone una enorme ventaja para acertar en los objetivos marcados.

    Saludos.

  2. sergio mayor
    13 13UTC junio 13UTC 2017 Responder

    El placer es mio Leandro,

    En respuesta a tu comentario, estoy de acuerdo en que es posible que los partidos políticos reviertan el objetivo a lograr y pretendan enfocar sus acciones con el fin de incrementar el numero de votantes de su partido.
    La potencia de esta tecnología permite alcanzar muchos objetivos, ya sean estos mas o menos afines al concepto de moralidad. Confiemos en que la explotación del Big Data derive en la posibilidad de tomar decisiones que mejoren el bienestar de los ciudadanos, que como ya hemos podido ver, ejemplos en los que mejorar existen muchos.

    Un saludo.

DEJA TU COMENTARIO

Clientes destacados