Blogs

Las Oportunidades que genera el Fin del Roaming
  • Álvaro Alegría
  • 2014 Views
  • 0 Comment
  • Big Data . Data Monetization . Data Value . Roaming .

El 15 de junio de 2017 de se ha hecho efectiva eliminación de los sobrecargos por roaming que venía establecida en el Reglamento (UE) 2015/2120 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de noviembre de 2015.

Esto significa que, desde esa fecha, los usuarios de servicios de telefonía e internet en el móvil, no tendremos que pagar ningún coste adicional por usar dichos servicios dentro de la UE, el llamado RLAH (Roam Like At Home). Desde el punto de vista de los usuarios, todo son ventajas. Sin embargo, desde el punto de vista de las operadoras, esta medida supone una importante reducción de ingresos.

En el “International Roaming Benchmark Data Report” emitido por el BEREC se puede observar los ingresos mensuales medios por usuario (incluyendo usuarios pre-pago y post-pago) por servicios de roaming y en el mismo se puede ver que, en España, es de unos 13,3€/usuario/mes.

A nivel país, de acuerdo con los datos facilitados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la cifra de negocio total (sumados todos los operadores) por servicios de itinerancia internacional fue de 263M€, 226M€ y 181M€ respectivamente en los años 2013, 2014 y 2015. Eso supone una cifra total de 670M€ durante esos tres ejercicios.

Hasta aquí, parece clara la pérdida de negocio que experimentarán las operadoras. Pero… ¿Y si resulta que en realidad es una inmensa oportunidad de negocio? Pues sí. Lo es.

La desaparición de los costes de roaming llevará consigo un incremento del consumo de datos por parte de los usuarios fuera de sus países de origen. Y es que un hecho que no hemos mencionado hasta ahora es que, si bien hoy 15 de junio desparece el roaming por completo, en abril del año pasado se produjo ya una reducción de las tarifas, por imposición del reglamento ya mencionado.

Dicha reducción supuso un incremento en el consumo de datos en todos los países, sin excepción y, por tanto, cabe esperar que este fenómeno se repita con la eliminación total del roaming.

¿Y dónde está el negocio? En toda la información que las operadoras van a adquirir sobre el comportamiento de sus clientes en el extranjero, así como el comportamiento de los extranjeros en nuestro país.

De acuerdo con la Encuesta de Turismo de Residentes (ETR/FAMILITUR) del año 2016, el año pasado viajaron al extranjero 3,43 millones de españoles. Por otro lado, de acuerdo los datos del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, durante el año pasado, visitaron nuestro país 75,3 millones de extranjeros, de los que 51 millones provenían de países europeos.

De acuerdo con una encuesta realizada por la Comisión Europea en el año 2014, el 47% de los europeos no usa internet en el móvil fuera de su país y el 25%, directamente apaga el móvil. Si aplicamos estos números a España, esto significa que durante el año 2016 las operadoras no tuvieron ninguna información sobre lo que hicieron en el extranjero 860.000 de españoles, ni tampoco, sobre lo que hicieron en España 12.750.000 turistas europeos. O lo que es lo mismo, a partir del 15 de junio de este año, si tendrán esa información.

Ahora que tenemos todas estas cifras, podemos valorar adecuadamente el potencial que tiene la nueva información que adquirirán las operadoras. Podemos aproximarnos a esta valoración desde dos enfoques:

  1. A) En función del gasto medio que realizan los clientes: Según el informe del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital que ya hemos mencionado, el gasto medio de los turistas extranjeros en España durante el año 2016 fue de 1.023€, mientras que el gasto medio de los turistas españoles en el extranjero fue de 842€. Si nos quedamos únicamente con aquellos turistas europeos que no usaban nunca sus teléfonos en el extranjero y con el gasto medio que estos hicieron el año pasado, el volumen de negocio que los mismos representaron el año pasado fue de casi 14.000.0000.000€.
  2. B) En función del precio medio por usuario: Si tomamos como ejemplo las compras de aplicaciones móviles cuyo valor yacía en la información que estas captaban de sus usuarios (WhatsApp, con un valor de 42,2 dólares por usuario o LinkedIn con un valor por usuario de 60 dólares) y extrapolamos el precio medio de estas dos operaciones (51,1$) a las cifras de individuos que hemos venido manejando hasta ahora, nos daría un valor de 430.000€.

Escojamos el enfoque que escojamos, queda claro el importantísimo valor potencial que representan estos usuarios. Y recordemos, que estamos hablando únicamente de aquellos que apagaban por completo del móvil en el extranjero, que sólo representan el 25% del total.

Una vez ha quedado claro el valor potencial de esta información. ¿Cómo pueden sacarle partido las operadoras? De dos formas distintas.

Por un lado, utilizando esa información en beneficio propio. Un ejemplo muy claro es para la mejora de sus planes de despliegue de infraestructuras, pues ahora sería necesario garantizar el mismo nivel servicio para un mayor número de usuarios (aquellos que antes no usaban la red), además de para un mayor uso de la misma por los usuarios preexistentes.

Por otro lado, monetizando dicha información, pues la misma tiene aplicaciones casi infinitas. Por poner sólo algunos ejemplos, las operadoras podrán conocer información de los usuarios sobre:

  • Intereses: Saber si una persona busca información sobre museos, restaurantes, hospitales, entradas, tarjetas turísticas, paquetes combinados, etc.
  • Nacionalidad: Podremos adaptar nuestras comunicaciones con los usuarios a su lengua materna, lo que les permitirá comprender mejor la información y, por tanto, incrementará su satisfacción y las posibilidades de que realicen las acciones que perseguimos.
  • Localización: Este tipo de información tiene aplicaciones desde el punto de vista de la seguridad, infraestructuras o marketing.
  • Nivel económico: Esta información tiene un valor muy importante de cara a ofrecer a los usuarios los servicios adecuados.

Como he mencionado antes, los ejemplos pueden ser infinitos y los mismos se podrían replicar en diferentes industrias, por lo que el potencial se multiplica. Además, debe tener en cuenta que los datos son no consumibles, es decir, no se agotan con su uso (aunque si pueden perder valor con el paso del tiempo), por lo que un mismo dato puede ofrecer rendimientos varias veces lo que, de nuevo, multiplica su potencial.

Por último, es fundamental destacar que el tratamiento de los datos con esta finalidad es legal y, además, se puede llevar a cabo con total garantía de la privacidad de los usuarios.

En conclusión, el fin del roaming puede ser uno de esos casos en los que, si se gestiona adecuadamente, una dificultad podría convertirse en una gran oportunidad.

Telecommunications Delivery Manager @Synergic Partners | Follow me on Twitter (@alvaroalegriam)

0 COMENTARIOS
DEJA TU COMENTARIO

Clientes destacados