Blogs

Cuando Michelangelo inventó el Big Data
  • Álvaro Alegría
  • 3862 Views
  • 0 Comment
  • Big Data . digital transformation .

Cuentan que cuando Miguel Ángel fue preguntado por su impresionante técnica para esculpir “La Piedad” en una sola talla, su respuesta fue que: “La escultura ya estaba dentro de la piedra. Yo, únicamente, he debido eliminar el mármol que le sobraba”.

No puede negarse que, desde una visión simplista, esculpir es quitar material sobrante. Sin embargo, en algo debe influir el artista, pues si a la mayoría de nosotros nos dieran un bloque de mármol, un martillo y un cincel, lo más probable es que no lográramos esculpir nada que tuviera una forma reconocible.

Y es que la creatividad de un artista, por encima de su manejo de las herramientas, es el valor añadido que éste aporta a lo que hace y que marca la diferencia entre una piedra y una obra maestra.

Lo mismo puede aplicarse, en mi opinión, al proceso de use case discovery en el marco del Big Data pues, al igual que le sucedía a Miguel Ángel con su bloque de mármol, los “bloques” de datos están esperando a que alguien los cincele y extraiga de ellos la información que siempre ha estado allí.

Así, de nuevo, la creatividad de los profesionales del Big Data es un factor fundamental en el descubrimiento de nuevos casos de uso, pues marca la diferencia entre información meramente almacenada o información que aporta valor de negocio a una empresa.

Tenemos la inmensa fortuna de poder participar de los albores de una revolución tecnológica y económica; una época en la que casi todo está aún por descubrir, en la que no existe un listado fijo de posibilidades, sino un gigantesco lienzo en blanco.

Por ello, es muy importante que las empresas cuenten con los mejores bloques de mármol, los mejores martillos y los más precisos cinceles, pero de poco servirán si no cuentan con verdaderos artistas, que sepan extraer valor de ellos.

Y a los artistas hay que dejarlos hacer. Confiar en el resultado final, sin intentar comprender el proceso. No sólo no hay que ponerles límites, sino que se debe fomentar la locura, pues la disrupción verdadera, la que produce cambios, es abrupta, radical y a veces dolorosa; nunca es fruto de un proceso ordenado, limpio y preestablecido.

Ojalá este concepto fuera mío, pero no lo es. Ya dijo Warren Buffet que las empresas deben “contratar a los mejores y dejarlos hacer lo que saben. De lo contrario, mejor que contraten a los más baratos y les digan lo que tienen que hacer”.

Pero la gran mayoría de las empresas tradicionales son reacias a esta nueva cultura. Les cuesta asimilar que, a día de hoy, muchos de los avances se consiguen a base de prueba y error, que los procesos están vivos y pueden variar sobre la marcha, que muchas de las cosas se hacen sólo “por probar” y que el talento no viste de traje, o si, o depende del día…

Creo sinceramente que el mayor y más importante cambio que debe asumir una empresa a la hora de enfrentarse al Big Data es cultural. Aceptar que nadie sabe lo que viene y que esa incertidumbre no es una amenaza, sino una oportunidad espectacular. Y la manera de aprovechar esa oportunidad será contar con los Miguel Ángeles del presente. Aquellas personas que aglutinen conocimientos técnicos y de negocio y habilidades creativas, que le permitan ver y extraer valor donde otros sólo ven piedra.

Y de nuevo, esta idea no es mía… En la última conferencia de Strata en Londres, Piotr Niedźwiedź, de la compañía deepsense.io habló del “Awarness Chasm”, la gran sima que existe actualmente entre los responsables de negocio y los analistas.

Según el señor Niedźwiedź, muchos de los problemas que encuentran las empresas desde el punto de vista de negocio pueden resolverse hoy en día utilizando técnicas de análisis, pero las empresas no son conscientes de ello y, por otro lado, los analistas desconocen los problemas que necesitan respuesta, por lo que no pueden ayudar, aunque pudieran.

Por ello, les animo a que encuentren a sus artistas y, si no los encuentran, entrénenlos. Sienten juntos a sus analistas y a sus expertos de negocio, invíteles a crear juntos y deje que manchen, rompan y fracasen, hasta que un día sorprendan al mundo con una obra maestra, aquella que les permita adelantar a todos sus competidores.

Porque lo que sus compañías hacen hoy, ya no les aporta valor. Ustedes ya saben hacerlo y sus competidores también. Los que le aportará valor les está esperando dentro de sus bloques de mármol, porque ya lo dijo Aristóteles:

“La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia.”

digital_transformation

Álvaro Alegría
Business Consultant en Synergic Partners

Telecommunications Delivery Manager @Synergic Partners | Follow me on Twitter (@alvaroalegriam)

0 COMENTARIOS
DEJA TU COMENTARIO

Clientes destacados